Ecos de Iowa
Los abductores

Los abductores

Desde 1967, cada año, al final del verano, unos cuarenta escritores de todo el mundo desembarcan en Iowa City para formar parte del International Writing Program durante tres meses. La extraordinaria energía generada por escritores de diversos países es un estímulo para la ciudad que, rápidamente, se impregna de sus lecturas, sus palabras, su presencia....
A moveable feat

A moveable feat

Para colmo, el mal tiempo. Teníamos que cerrar las ventanas del hotel Iowa House por la lluvia y el viento arrancaba las hojas de los árboles de Hubbard Park. El Tobacco Bowl se llenaba y el calor y el humo de adentro empañaba los cristales. Fue un buen otoño en Iowa City y fumamos y...
Río

Río

Casi no voy a Iowa porque el email de invitación que me extendió el Iowa Writing Program me llegó a la bandeja de correos “no deseados” de mi ahora extinto buzón de Hotmail. Pero claro que era un correo muy deseado, no sólo necesitaba un espacio/tiempo literario que funcionara como
Laboratorio de Non Fiction

Laboratorio de Non Fiction

Tuve que enterarme por el email de una amiga desde Montevideo, que el lugar en el que me encontraba tenía ese nombre. “Ayer estuve en El Inmortal y tus amigos libreros me dijeron que te habías ido a Extrañjia. Espero que todo ande mejor que por aquí. Besos brujos”.
Iowa City blues

Iowa City blues

Iowa City, y por supuesto, el IWP, puede considerarse la Meca de todo escritor, no en el sentido ñoño y desmañado en que suele usarse la frase (‘un lugar que los escritores aspiran conocer’) sino en el rigurosamente religioso: el lugar de peregrinación que todo escritor debe visitar al menos una vez en su vida....
A la deriva en Iowa

A la deriva en Iowa

La mujer loca camina al frente dando tumbos sobre la acera, gira su cabeza al vilo, cuello de gallina sacrificada sobre la piedra del haber nacido. Lleva una maraña de bolsas, migas de cordura, gemas verdes atesoradas en el balbuceo de los recuerdos, y un abrigo grueso, muy parecido al mío abierto para la obsidiana...
2000

2000

Recibo el mail de Marion invitándome a escribir un texto para Iowa Literaria en Santiago. Estoy en Chile terminando el sonido de una película (digo “una”, como si hiciera tantas; debería mejor decir “la” película). En mi valija tengo una gorra verde de John Deere que me regalaron cuando con