–Te estás quedando calvo –me reprocha mi mujer, como si yo tuviera la culpa–. Deberías empezar a usar el Minoxidil. –¿Y eso qué es? –le pregunto con displicencia. –El líquido que usa tu hermano. Y mira qué pelo tan fuerte tiene. Al día siguiente voy a la farmacia y compro un frasco de Minoxidil. Durante...