El sol capitalino me achina los ojos mientras camino, como siempre, de afán hacia al juzgado. Llevo el bolso cruzado y lo sujeto firmemente con mi mano derecha porque en el centro de Bogotá no se puede dar papaya. Veo de lejos a la señora que todos los días vende jugo de naranja en un...