Tuve que enterarme por el email de una amiga desde Montevideo, que el lugar en el que me encontraba tenía ese nombre. “Ayer estuve en El Inmortal y tus amigos libreros me dijeron que te habías ido a Extrañjia. Espero que todo ande mejor que por aquí. Besos brujos”.