La madre de Raimundo nunca pudo entender la muerte de su hijo. La primera vez que fui a verla debe haber tenido unos sesenta y cinco años. Era una señora enjuta y delicada, como una rama a punto de doblarse. Sus ojos, como los de Raimundo, eran de un color indefinido. Un color que bien...