Casi no voy a Iowa porque el email de invitación que me extendió el Iowa Writing Program me llegó a la bandeja de correos “no deseados” de mi ahora extinto buzón de Hotmail. Pero claro que era un correo muy deseado, no sólo necesitaba un espacio/tiempo literario que funcionara como