Para colmo, el mal tiempo. Teníamos que cerrar las ventanas del hotel Iowa House por la lluvia y el viento arrancaba las hojas de los árboles de Hubbard Park. El Tobacco Bowl se llenaba y el calor y el humo de adentro empañaba los cristales. Fue un buen otoño en Iowa City y fumamos y...