De una anécdota triste surge la historia que germina en la delicada colaboración entre Ángel Franco y el dibujante Josh Rosen. Viñetas de línea clara en equilibrio impregnadas de mucha melancolía.